Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > AMÉRICA LATINA - Uribe y Estados Unidos: cartas ocultas

AMÉRICA LATINA - Uribe y Estados Unidos: cartas ocultas

Javier Diez Canseco, La República

Lunes 24 de marzo de 2008, puesto en línea por Javier Diez Canseco

24 de marzo de 2008 - La República - Tras el conflicto desatado por la intervención militar colombiana en Ecuador -contra un campamento donde murió el comandante de las FARC y principal negociador de la liberación de rehenes, Raúl Reyes- parece haber un juego de ajedrez más complejo que el que parece: promover la reelección de Uribe en Colombia, quebrar la posibilidad de lograr un acuerdo humanitario respecto a los rehenes, frustrar las condiciones para abrir un acuerdo político al conflicto e imponer la «solución» guerrerista de Uribe y el Plan Colombia de los EEUU, que ya invirtió más de US$ 5,400 millones en ese proyecto.

Un elemento que casi no se ha tratado en América Latina -y sobre el que Hans Dietrech hace énfasis en el análisis- es el que refiere a los avances que se han venido dando en concordancia con el avance de las fuerzas populares y los gobiernos que luchan por la soberanía de los países sudamericanos, para desarrollar lo que algunos han llamado un bloque militar regional: un acuerdo militar regional distinto al TIAR, sometido a la tutela norteamericana, que genere condiciones de efectiva soberanía en la región.

En octubre 2008 debe constituirse un Consejo Sudamericano de Defensa (teniendo como ejes a Brasil, Venezuela y Argentina) que abriría las puertas para que los países de la región dejen de depender de potencias extranjeras en materia de defensa, como lo anunció el mes pasado el ministro de Defensa del Brasil, Nelson Jobim. Cabe resaltar que esta decisión ha ido de la mano con otras importantes decisiones del gobierno de Lula: construir el primer submarino nuclear brasileño, con apoyo francés y de la tecnología nuclear argentina, y declarar que la soberanía de la Amazonía «no es negociable».

El esfuerzo por constituir un bloque militar regional es un componente básico de un esfuerzo integracionista sudamericano que incluye esfuerzos de integración económica, política y cultural como el Banco del Sur (como Banco de Desarrollo), la integración vial y energética que se prepara, y los esfuerzos de coordinar políticas educativas, de salud y culturales que nos den terreno propio ante la dependencia de los EEUU. Una integración regional soberana no puede excluir la dimensión militar. En ello ha jugado importante papel, junto a Brasil, la visión de Chávez en Venezuela que llegó a plantear, aunque sin que se concrete hasta ahora, la necesidad de una Academia de Guerra Latinoamericana y contribuyó a proponer ideas como la de una «Organización de un Tratado del Atlántico Sur» (OTAS) alternativa al TIAR, con Brasil y Argentina. Algunas de estas iniciativas -propuestas desde el 2001 y 2004- parecen madurar en la idea de este Consejo de Defensa, como alianza defensiva y soberana, con la decisiva participación de Brasil, Argentina y Venezuela.

Y es que habría que ser ingenuos para no ver los intereses norteamericanos sobre el petróleo, el gas, los recursos naturales de América del Sur, Venezuela, Bolivia y los países amazónicos, así como las fuentes de agua del Amazonas y del Paraguay. Y, ciertamente, es alrededor de buscar garantizar estos intereses y el control sobre estos recursos que los EEUU preparan la reactivación de su IV Flota Naval y que apuntan a fortalecer el Plan Colombia (incluyendo una nueva flota de aviones israelíes) y la alianza militar con Chile.

Este proceso de integración, que incluye lo militar, constituye un importante avance en el ejercicio de soberanía efectiva de los países de América del Sur y un factor clave para evitar las pretensiones de escindir varios países -separando ciertas provincias o regiones- para controlar sus recursos naturales fundamentales, como lo que pretenden con las provincias de la media luna en Bolivia -ricas en recursos naturales- y con el plan de traerse abajo al gobierno de Evo Morales, para seguir luego con Chávez en Venezuela y Correa en Ecuador. Se trata de evitar la balcanización de varios países sudamericanos en función del interés norteamericano de controlar recursos fundamentales. Un esfuerzo por mantener nuestro carácter de Estados-Nación frente a los intereses imperiales.

Poca duda cabe que los norteamericanos han jugado la carta del conflicto Ecuador-Colombia, con la agresión militar de Uribe, para desarticular estos procesos, y las incipientes alianzas militares soberanas en curso. Tocaría a Brasil encabezar un bloque de países amigos de la paz en Colombia que retome el camino de propiciar una solución negociada para la guerra en ese país y para evitar las maniobras divisionistas y guerreristas del imperio, así como para frenar los afanes golpistas y desestabilizadores que se vienen imponiendo contra los gobiernos progresistas y antiimperialistas de la región, y a todos nuestros pueblos jugarse en esa perspectiva.


Artículo publicado originalmente en La República. Reproducción por iniciativa del autor.

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

Mensajes

  • Un articulo totalmente salido de contexto. Si el autor fuera analista OBJETIVO averiguaría a través de fuentes colombianas acerca de un tema que se origina en Colombia y no escribiría con el sentimiento vano de un extrangero que poco o nada a sufrido desplazamientos, minas antipersonas que se desquitan con niños inocentes, adolescentes obligados a cargar fuciles en las selvas, masacres, terrorismo, todo de parte de las FARC, y claro, cuando un presidente porfin logra desarticular gran parte de esos atroces episodios, la comunidad internacional se la monta. NO HABRÁ REELECCION y no porque los colombianos no queramos (porque lo deseamos como a nada en el mundo) sino porque la etica de nuestro presidente le dice que la reeleccion sería un acto no democrático. Lo unico que cuenta es la verdad sustentada en hechos, esos hechos estan saliendo a la luz y poco a poco sabra usted quienes son las Facr, al pareces no sabe y que se traen Chavez y Correa con ellos. Ya lo estamos viendo y lo veremos!

    • El Sr. Diez Canseco no representa el sentir de la mayoria de peruanos (postulo a la presidencia y quedo relegado al error estadistico con menos del 0.5% del voto popular). La mayoria de los peruanos que hemos vivido el terrorismo, somos solidarios con el deso de paz colombiano - no de terceros, no de imperios inventados si no de colombianos. Los izquierdistas reciclados como el Sr. Diez Canseco (que ahora se dicen democratas) estan buscando un espacio politico, pero estan contra la corriente historica y seran relegados por los pueblos (como ya lo fue el en las ultimas elecciones).
      En cuanto al Presidente Morales, es curioso que ninguno lo catalogaba a el como golpista cuando bloqueaba carreteras o no reconocia presidentes, es decir, lo mismo que ahora le hacen a el.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.