Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > CHILE - Bachelet y Piñera, con más votos en las elecciones del domingo, (...)

CHILE - Bachelet y Piñera, con más votos en las elecciones del domingo, preparan la segunda vuelta (Gustavo González, IPS)

Lunes 12 de diciembre de 2005, puesto en línea por Dial

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, los candidatos más votados en los comicios presidenciales del domingo en Chile, comenzaron de inmediato a buscar los esquivos votos del centro, de los sectores populares y del electorado femenino con miras al decisivo balotaje del 15 de enero.

SANTIAGO, 12 dic (IPS) - Bachelet, la postulante de la coalición de centroizquierda que gobierna Chile desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet en marzo de 1990, ganó la primera vuelta electoral con 45,85 por ciento de los votos, según el último cómputo difundido a las 13,30 hora GMT de este lunes por el viceministro del Interior, Jorge Correa, que considera 99,82 por ciento de la votación.

Pero esta médica pediatra socialista de 54 años no logró la mayoría absoluta requerida para acceder al gobierno de modo directo y entonces tendrá que disputar el cargo en segunda ronda con el derechista Piñera, un economista multimillonario de tendencia liberal en lo económico y 52 años de edad.

Piñera, con 25.41 por ciento de los sufragios obtenidos, logró desplazar al tercer puesto al también derechista Joaquín Lavín, quien logró sólo 23,22 por ciento.

En la cuarta y última posición, con 5,40 por ciento de la votación, se situó el pequeño empresario Tomás Hirsch, del Partido Humanista, quien compitió como abanderado del pacto de la izquierda extraparlamentaria Juntos Podemos Más, formado también por el Partido Comunista.

«No hay que dejarse confundir, el que salió segundo no puede pretender que salió primero», dijo Bachelet cerca de la medianoche pasada ante sus partidarios que la vitoreaban frente a un hotel del centro de Santiago, en alusión a Piñera, quien seis cuadras más allá celebraba también en compañía de Lavín.

Piñera y Lavín resaltaron que la suma de la votación de ambos, de 48,63 por ciento, supera por primera vez las votaciones de la gobernante Concertación por la Democracia en los cuatro comicios presidenciales celebrados desde el 11 de diciembre 1989, luego de que el entonces dictador Pinochet fuera derrotado en un plebiscito en octubre de 1988.

Pero en medios de la gobernante coalición de centroizquierda se espera con alguna confianza el traspaso a Bachelet en el balotaje de casi toda la votación alcanzada por Hirsch, lo cual le permitiría a su candidata remontar la barrera de 50 por ciento y jurar el 11 de marzo de 2006 como sucesora del actual presidente Ricardo Lagos.

También juega a favor del oficialismo el hecho de que en las elecciones de diputados celebrada en nivel nacional también el domingo, la coalición gobernante alcanzó 51,77 por ciento de los votos, mientras la Alianza por Chile alcanzó en esta instancia solo 38,7 por ciento.

La alianza es un pacto electoral de los partidos Renovación Nacional (PRN), de Piñera, y Unión Demócrata Independiente (UDI), de Lavín, mientras en la coalición gobernante participan los partidos Demócrata Cristiano (PDC), Socialista (PS), Por la Democracia (PPD) y Radical Socialdemócrata (PRSD).

Los ejercicios matemáticos con que los comandos de Bachelet y Piñera iniciaron este lunes el diseño de sus estrategias para la segunda vuelta deben considerar el hecho de la pérdida de influencia de los partidos sobre la conducta de los votantes, lo cual determinó que los resultados parlamentarios no fueran replicados en la primera vuelta presidencial.

Para Bachelet, el desafío es asegurar que la izquierda extraparlamentaria le endose sus votos, apelando a su conciencia antiderechista, pese a que Hirsch anticipó en la noche del domingo «a título personal» que anulará su voto el 15 de enero porque está «en oposición al sistema neoliberal», que a su juicio encarnaron los otros tres candidatos.

Patricio Melero, diputado de la UDI, admitió en declaraciones a IPS que «la principal dificultad (para Piñera) radica en lo que puedan resolver los que votaron en primera vuelta por Tomás Hirsch», recordando que en enero de 2000 el voto comunista fue decisivo para que Lagos venciera en segunda vuelta a Lavín.

Más allá de este cálculo, una tarea ineludible para Bachelet es recuperar los votos del centro político que tradicionalmente respaldaron a la Democracia Cristiana, partido de la coalición gobernante, y que en esta ocasión emigraron hacia Piñera, quien proclamó durante la campaña su condición de «humanista cristiano» y el hecho de que su padre fue democristiano.

Piñera, como candidato del PRN, representó para la derecha la oportunidad de desmarcarse definitivamente del ex dictador Pinochet, quien a sus 90 años está sometido a arresto domiciliario, enjuiciado por violaciones de los derechos humanos y enriquecimiento ilícito, y que no acudió a votar este domingo.

Pero este magnate liberal, propietario entre otras empresas de la aerolínea Lan-Chile y del canal Chilevisión, necesita a su vez asegurar el voto de sectores populares que en esta oportunidad votaron por Lavín, el populista y a la vez conservador líder de la UDI.

Para algunos analistas, gran parte de la votación de Lavín en los distritos de población de bajos ingresos podría ir ahora a Bachelet, quien se ha propuesto en su programa atacar las inequidades sociales que hacen de Chile uno de los países de mayor desigualdad en la distribución del ingreso en América Latina, superado sólo por Brasil.

«La ciudadanía chilena no quiere ser gobernada por alguien de derecha. Democráticamente, no quiere eso. Entonces, es altamente improbable que el presidente de Chile vaya a ser de derecha, como Piñera», dijo a IPS Jorge Burgos, diputado del PDC, que fue reelegido este domingo.

«El gran respaldo en la primera vuelta es la mayor fortaleza de Michelle Bachelet. También el hecho de ser de la Concertación y, tercero, que es la primera mujer que puede llegar a la presidencia en Chile», comentó a IPS la diputada María Antonieta Saa, del PPD, igualmente reelegida.

«Trabajaremos más (en la campaña para el balotaje) porque al parecer las mujeres estamos obligadas a trabajar el doble. Vamos a ganar en la segunda vuelta porque ya no hay vuelta atrás y voy a ser presidenta de Chile», dijo Bachelet en su discurso de la noche de la víspera.

La captura del voto femenino es una de las metas que debe proponerse Piñera, ya que su postulación tuvo el mayor respaldo en los recintos de votación de varones. De acuerdo a la conducta electoral de las mujeres, que son 52 por ciento del padrón de votantes, Lavín aventajó al otro candidato de derecha, aunque en la suma global ganó Bachelet.

La abanderada del oficialismo se apresta a incorporar en su comando para la campaña de la segunda vuelta a connotados cuadros del PDC, como la ex canciller Soledad Alvear, elegida senadora el domingo con una alta votación y al ex presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, también electo para la cámara alta.

Carlos Vilches, actual diputado del PRN, dijo a IPS que la mayor fortaleza de Piñera «es que significa un cambio sustantivo ante los tres gobiernos de la Concertación, que han demostrado con el tiempo que han caído en faltas a la probidad y en la corrupción».

En los ejercicios estratégicos de las campañas para el balotaje otro elemento a considerar es la posible baja de la abstención para la segunda vuelta, que en los comicios del domingo fue de 12,4 por ciento, superando las expectativas de 10 por ciento.

En definitiva, alrededor de un millón de los más de 8,2 millones de inscritos en el padrón electoral no acudió a las urnas. A ellos se suman porcentajes de 2,5 por ciento de votos nulos y otro 1,17 por ciento de papeletas en blanco, que también pueden influir en la segunda vuelta del 15 de enero.

En términos generales, considerando la abstención y a quienes no están inscritos, en Chile hay 3,4 millones de mayores de 18 años que no votaron este domingo. De ello, dos millones corresponden a personas de entre 18 y 29 años.

La ley electoral heredada de la dictadura de Pinochet determina que la inscripción es voluntaria y el voto obligatorio.

Lagos intentó una reforma para revertir los términos con un sistema de inscripción automática y el voto voluntario, pero no tuvo apoyo suficiente en el Congreso legislativo para hacerla aprobar.


http://www.ipsenespanol.net/nota.asp?idnews=36038

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.