Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > ARGENTINA - Festividad de la Virgen de Copacabana en Buenos (...)

ARGENTINA - Festividad de la Virgen de Copacabana en Buenos Aires

María Ximena Méndez Mihura

Sábado 30 de julio de 2011, puesto en línea por colaborador@s extern@s

«Una práctica multicultural religiosa del Collasuyo en la Reina del Plata: festividad de la Virgen de Copacabana en Buenos Aires»

Buenos Aires fue llamada por el tango la «Reina del Plata». Se trata de una gran metrópolis en el sur de América Latina, si bien se fundó de frente al mar, de espaldas al resto del continente y añorando a la vieja Europa. Esta ciudad está atravesada por la diversidad cultural de diferentes migrantes internos y externos. Por esto, con este trabajo me propongo, en primera instancia analizar las discusiones que se plantean alrededor de la alta cultura, la cultura de masas o lo popular. Pensemos que en la ciudad están las celebraciones religiosas denominadas por distintos sectores de la población como «fiestas bolivianas», entre otras: Virgen de Copacabana, Virgen de Urkupiña, Señor de Quillacas, San Santiago, Tata Bomburi, también la del Ekeko en la Alasita, etc. Según el Grupo Cine Liberación: «Cultura, arte, cine, responden siempre a los intereses de clases en conflicto» Por eso vale la pena entonces reflexionar sobre hegemonías e ideologías. Todos tenemos ideologías, así como los autores que leemos, Borges o Cortazar, Bioy Casares o García Márquez, etc. La sociedad y la cultura están atravesadas por ellas, sin embargo cuando un grupo o facción ideológica, accede al poder, o a la dominación sobre las otras, se impone y trata de propagar e imponer su ideología, cuando esto ocurre se transforma en hegemonía.

En nuestras escuelas porteñas vemos a diario la diversidad, alumnos de nacionalidad boliviana, peruana, paraguaya, o bien procedentes del interior del país de provincias limítrofes como Jujuy, Formosa o Misiones.

Pero, nosotros docentes, ¿conocemos algo de esas culturas a las que pertenecen nuestros alumnos? ¿Qué conocemos de sus prácticas culturales? ¿Reivindicamos esta práctica cultural como un acercamiento al conocimiento de la cultura de los pueblos originarios, o bien a las culturas regionales del interior de nuestro propio país? ¿O por el contrario lo rechazamos como algo foráneo?

Si los docentes debemos pensarnos como actores de cambio en esta sociedad, por ende también debemos pensarnos como intelectuales. Así según el Grupo Cine Liberación:

«El intelectual está obligado a no pensar espontáneamente; si lo hace corre por lo común el riesgo de pensar en francés o inglés, nunca en el idioma de una cultura propia, que al igual que el proceso de liberación nacional y social, es aún confusa e incipiente. Cada dato, cada información, cada concepto, todo lo que oscila a nuestro alrededor es una armazón de espejismo nada fácil de desarticular.»

Entre los barrios de Liniers y Lugano; también llamado Barrio Charrúa, se establece una parte importante de la comunidad boliviana en Argentina. Según Beatriz Sarlo:

«El segundo domingo de octubre es un día identitario, importado desde Bolivia por migrantes que llegaron a Barrio Charrrúa sin la estatua de la virgen que hoy están homenajeando, más tarde, en la segunda mitad de la década de 1960, fueron a buscar esa imagen para el barrio. Por ese acto de libertad, por esa búsqueda consciente de un ancla, la Virgen de Charrúa, se convirtió, a su vez, en el ícono de la festividad anual de otros miles de bolivianos que no viven allí.»

Tengamos en cuenta que Bolivia debido a su situación económica expulsa a sus habitantes al exterior en busca de un futuro mejor. Un dato- que aporta La revista Mu es que el 70% de la población se dedica a la economía informal. ¿Qué puede significar esto?

Quizás que el boliviano se da cuenta que si no hace algo nadie le va a dar nada y tiene que construir algo propio para poder sobrevivir. La pobreza de gran parte del pueblo boliviano es uno de los factores determinantes a la hora de hablar de la estigmatización de su cultura. Según Santiago Álvarez: «El prejuicio es subproducto del subdesarrollo; el prejuicio prolifera en la ignorancia». Y esta practica cultural evidencia las discusiones que se dan acerca de «lo boliviano» versus «lo argentino». Pero podríamos pensarlo de una forma positiva si tenemos en cuenta que según Caetano Veloso: «Ver la pobreza tan de cerca no era lo único que me impulsaba a querer cuestionar el mundo», y yo agregaría quizás buscar una forma de mejorar ese mundo injusto. Tal vez esta esperanza se base en que todos los días como docente trabajo con personas en plena formación.

Según el diario Renacer: «decir Charrúa es hablar de un pedacito de Bolivia en Buenos Aires», Es en este barrio donde se desarrolla una de sus amplias y variadas producciones culturales, en homenaje a la patrona de Bolivia, la Virgen de Copacabana, su esencia es sencilla y contundente: Compartir. Pero ante todos tengamos presente la observación de Adria Pujol: «(...) la fiesta en tanto que magma energético hecho de acción pura y emociones pertinentes, puede conocer funciones y sentidos no solo diversos, incluso contrapuestos» Los grupos de danzas de la colectividad bailan en honor a la «mamita» como demostración de su fe. La danza de estos grupos fue lo que le dio la presencia multitudinaria de espectadores a la fiesta. Esto me hace recordar la reflexión sobre los cineastas según Santiago Álvarez: «Sin plantearse»rebajar«el arte ni la pedagogía, el artista tiene que comunicarse y contribuir al desarrollo cultural de su pueblo; y sin dejar de asimilar las técnicas modernas de expresión(...)no debe dejarse llevar tampoco por las estructuras mentales de los creadores de las sociedades de consumo». Estos danzarines siguen esta consigna. Vienen grupos de todos los asentamientos bolivianos en Argentina, como Mendoza, Córdoba, Viedma, Rosario, hasta llegar a recibir peregrinos y bandas musicales llegados de Bolivia, quienes en los últimos años multiplicaron aún más esta verdadera fiesta popular.

Los migrantes bolivianos hacen un gran esfuerzo y sacrificio para reunirse como pueblo como comunidad, como familia, en el contexto de esperanza y alegría que les brinda la mamita de Copacabana. Según Beatriz Sarlo:

«La Virgen de Copacabana sale del templo (...) recorre el barrio Charrúa y vuelve (...) a la iglesia. En su camino, la Virgen se ha detenido en la puerta de algunas casas, donde una mesita cubierta con mantel rojo de telar la esperaba para que se posara un minuto y recibiera el homenaje de una nube de incienso y de pétalos. Las gradas, que comienzan frente a la iglesia y terminan frente a la escuela, están casi desiertas, todos los presentes han entrado con la Virgen a la capilla. En la plaza, los camioncitos amarillos de la Western Union se prepara para repartir sus volantes entre quienes vengan a la fiesta: gente que hace mensualmente sus giros a Bolivia y que, evidentemente, representa un negocio. Al lado de la Western Union, bajo un gacebo, el mostrador de Renacer; El periódico de la colectividad boliviana en Argentina.»

Estas festividades son celebraciones realizadas en torno a una figura religiosa del culto católico, con una primera parte ceñida a los cánones litúrgicos: novena, misa y procesión; y una segunda parte donde se desenvuelven otras formas de la cultura además de la laica, otras que sobrevivieron al intento de supresión por parte de los conquistadores. Qué incluso están presentes en la liturgia (el sol y la luna en la imagen de la virgen).Aquí se hacen visibles los modos de acción, las «maneras de hacer» forman la contrapartida del lado de los sometidos que constituyen las muchísimas practicas a través de las cuales la gente se reapropia del espacio organizado por el poder hegemónico. Tengamos en cuenta que la asimilación del orden dominante engaña el poder hegemónico.

El cronograma habitual: (Que lo da en un panfleto la misma Iglesia)

La novena en los días previos a la fiesta luego de la misa hay una demostración nocturna de algunos grupos folclóricos, fuegos artificiales en la plaza con la presencia de vecinos del barrio y bandas musicales.

La Entrada: o el día principal luego de la misa se inicia la procesión con la Virgen en andas seguida de la demostración de los grupos de danza folklórica, en la actualidad mas de medio centenar, que dura hasta entrada la noche. Paralelamente se desarrolla una gran feria popular donde los visitantes encuentran y consumen comidas típicas de la cocina boliviana, bebidas y artesanías, que posibilitan que los visitantes y familias puedan confraternizar y reencontrarse bajo un ambiente pleno de contenidos de expresiones de su propia cultura de origen.

Domingo de Calvario: donde también se realiza una segunda demostración de los grupos folklóricos y la feria para los visitantes.

En mi opinión esta religiosidad debería ser apropiada por el habitante porteño tan sólo y alejado de la religiosidad y envenenado por el individualismo impuesto de una cultura mediática que lo ha alejado de esa esencia, esa impronta profundamente comunitaria que el argentino supo conocer y aún conoce en sectores alejados de las grandes urbes. Según el Grupo Cine Liberación: «No se profundiza suficientemente en un teatro, en una arquitectura, en una medicina, en una psicología, en un cine de la revolución. En una cultura de y para nosotros:» y esto también ocurre con la cultura de la gran urbe atravesada por los medios. El boliviano, en cambio, expresa siempre su profunda religiosidad y lo hace y lo expresa frecuentemente, casi todos los fines de semana, a través los ritos y homenajes de todas las advocaciones de Vírgenes y Santos, se trata de un pueblo, que más allá de la enorme pobreza, mantiene su fe. Se alegran con sus músicas y sus danzas, y mantienen ancestrales costumbres, pertenecientes a una cultura popular sin mediación alguna de la cultura de masas, hecho que los fortalece como individuos, en los valores de su identidad. Esto me recuerda al Santo Amaro de Caetano Veloso: «había conciertos para celebrar lo que fuera (el final del año escolar, la noche previa a unas largas vacaciones) o sin razón alguna»

Hay que plantear los problemas culturales que se evidencian a partir de estas prácticas culturales. Según Liliana Herrero: «(...) no creo forzado asimilar el concepto de justicia al de traducción cultural, al de critica de las formas cerradas en identidades consolidadas. Las formas cerradas de cada identidad contienen una menor disposición hacia el dialogo abierto entre diferencias. A los efectos del dialogo hay que considerar todas las formas culturales como equivalentes y abiertas. Precisamente, el dialogo entre culturas reconoce la característica esencial de las culturas, la de no tener esencias fijas, pero sí conocimientos y estilos reconocibles. La justicia cultural se basa en la forma cultural abierta. En la crítica de toda identidad. Y en la posibilidad permanente de encontrar intercambios y fusiones que no sean axiomáticas ni obligatorias.»

Fui dos veces a observar esta celebración, una en octubre de 2009 y luego, en octubre de 2010, junto a una compañera docente, la primera vez salimos con la Virgen dentro de la procesión. La segunda nos encontramos con el Cura Gustavo Carrara, que forma parte del Equipo de Sacerdotes en Villas, y que está asignado a otra capilla del bajo flores pero no a ésta, pero estaba paseando y lo saludamos, nos dijo: «Bueno, un gusto, que saquen lindas fotos» y además sobre Avenida de la Riestra, estaba uno de los seminaristas asignados a la capilla del Barrio Charrúa con una de las parroquianas oriunda de Bolivia, junto a la Virgen de Luján, para repartir panfletos para el bautismo de los niños. Tema muy trabajado entre la comunidad y la iglesia para reforzar la dignidad del hombre.

En mí recorrido por esta práctica cultural, debo reflexionar en que ya el término cultura presenta varias discusiones: ¿De que se habla cuando se hace la diferencia entre la alta cultura, la vanguardia, la cultura de masas o lo popular? Es evidente que esta pregunta pone sobre relieve la tensión entre lo elitista y lo popular. En mi opinión, hay que destacar la diferencias que estas ofrecen, mientras la cultura popular es la que hace el pueblo de forma autóctona, está la cultura de masas que es aquella que se destina desde la elite para que la consuma el pueblo y por otra la cultura de la elite o alta cultura. Pensemos que nosotros Argentinos recordamos a los héroes como San Martín, que fue nuestro libertador, pero ¿Quién recuerda a esos hombres que lucharon con él? Muchos de ellos con sangre criolla, mestiza, aborigen y negra. Quizás lo percibimos tangencialmente cuando algún profesor de historia tibiamente recuerda que el Sargento Cabral era sambo, pero esto no es lo más usual.

Como había dicho, la cultura Boliviana, ligada profundamente a la cultura de los pueblos originarios ha sido estigmatizada en el pasado. ¿De donde viene esta estigmatización? Tomando el punto de vista originario-campesino parte del planteo a la organización de los Estados, la que produjo una pérdida de su identidad cultural. Además hay otro tema: la tensión entre el modelo neoliberal y el modelo comunitario. Un nuevo concepto entra a jugar aquí Sumaj Qamaña (vivir bien), el cual retomaré mas adelante.

Ahora bien, la tensión entre cultura de masas que se pretende inyectar a la cultura popular, vemos la analogía entre lo que sucedía con la difusión de la cultura norteamericana en el Brasil de Caetano Veloso según él: «lo que mas me extrañaba del rock y de todo el impulso de la americanización era que me hubiese llegado sin ningún rastro de rebeldía». Y relacionándolo con lo que expresó Beatriz Sarlo: «Pero el escenario de la fiesta es el barrio, sobre el que muchos coinciden que la trama comunitaria ha sido tocada a fondo por el»mal argentino«: la crisis social, económica, moral, institucional, de los barrios pobres. Charrúa se ha argentinizado, no porque se haya dejado de bailar en octubre frente a la capilla. ¿Que potencial identitario frente al paco?» Al relacionar ambas expresiones puedo llegar a un cuestionamiento: Quizás el rock fue ampliamente difundido precisamente por su falta de rebeldía. ¿Es esto lo que lo hacia funcional a la cultura de masas? Según Caetano Veloso:

«(...) si hubiese dependido de mí, Elvis Presley y Marilyn Monroe nunca se hubieran convertido en estrellas. (...) me parecían un modelo poco atractivo por que, aún siendo exótico, resultaban mediocres.»

Pero, pensándolo bien: ¿Qué hicieron Elvis o Marylin por las sociedades latinoamericanas? Seguramente las comparaciones son odiosas pero pensemos que mientras Marylin, fue una bella actriz de comedia ligera, que por sus estados de ciclotimia hacia padecer a sus compañeros de trabajo (Tony Curtis llegó a decir que prefería besar a Hitler que besar a Marylin, aunque luego lo negó), en contrapartida( y aún a riesgo de que me acusen de dejar «la biblia junto al calefón»), Juana Azurduy nacida en Chuquisaca, fue una de las grandes lideres de la emancipación de los pueblos americanos. Y si tenemos en cuenta que en la Universidad de Chuquisaca se formaron los hombres de la independencia, entre otros Juan José Castelli, los hermanos Mariano y Manuel Moreno, Bernardo Monteagudo, Juan José Paso, Teodoro Sánchez de Bustamante, José Valentín Gómez, José Darregueira, Tomas de Anchorena, podemos afirmar desde fuera de la cultura hegemónica, y para abrir el debate que Argentina es libre porque Chuquisaca así lo quiso. Así, Juana es una figura olvidada, quizás por ser también figura de unión y rebeldía entre los pueblos andinos y el pueblo argentino. Y como modelo de mujer y de heroína nada tiene que envidiarle a ninguno de los íconos de la cultura de masas norteamericana, ni a heroínas europeas de la talla de Juana de Arco.

Según Santiago Álvarez: En una realidad convulsa como la nuestra, como la que vive el Tercer Mundo, el artista debe autoviolentarse, ser llevado concientemente a una tensión creadora en su profesión. Sin preconceptos o prejuicios a que se produzca una obra artística menor o inferior.«Por oposición las actividades culturales bolivianas son poco difundidas fuera de la colectividad tanto en los alrededores del barrio como en los medios masivos. ¿Acaso ser rebeldes de verdad quizás sea ser inmunes a los moldes prefabricados que nos quieren imponer? Lejos de estigmatizar entonces a esta cultura, que ha sobrevivido a la muerte, a la conquista y al despojo habría que reivindicarla y revalorizarla. Revisando la historia de Juana Azurduy, si bien su padre Matías Azurduy, de sangre ibérica era un hombre de bienes y propiedades, la sangre mestiza de la heroína provenía de su madre Eulalia Bermúdez una bella y humilde chola chuquisaqueña. Esto incomoda a la historiografía de la cultura hegemónica, sin embargo, incluso en los grandes países europeos por razones culturales y también patrióticas, así como para buscar respuestas y soluciones a las crisis sociales, se ha buceado en la cultura popular para luchar contra los imperios, en nuestros casos, ante las amenazas, como el alcoholismo, las drogas, robos y asesinatos producidos, entre otras cosas, para conseguir dinero para el consumo, reivindicar con esta figura y otras, ayudará fortalecer las identidades populares, la identidades de los pobres, las identidades provinciales, etc. Es sin dudas un camino a seguir. Este es el escudo protector contra la pobreza pero sobre todo contra la violencia. Según Gilberto Gil:»Siempre tuvimos pobreza en Brasil, pero nunca tuvimos tanta violencia. Esta violencia viene de las desigualdades sociales. Sabemos que lo que aumentó en las últimas décadas en Brasil no fue la pobreza o la miseria, que hasta disminuyeron un poco, según muestran las estadísticas. Lo que aumento es la desigualdad y Brasil es tal vez el país con la peor distribución de renta del planeta. Es ese escándalo social el que explica el carácter que asumió la violencia urbana recientemente, subvirtiendo hasta los viejos valores del delito brasileño."

La misma Juana Azurduy a quien Belgrano le cedió su sable, valoraba a esta cultura andina que ha sobrevivido contra todo, y que era la misma de los que luchaban en las batallas junto a ella.

Según Beatriz Sarlo: «La»cualidad boliviana«de la fiesta convoca a quienes son definidos y se definen como miembros de un espacio diferente del resto de la ciudad. Es una cualidad que interpela sólo a quienes la poseen, aunque sea de modo intermitente. Probablemente eso sea la identidad, no un compacto a prueba de fisuras sino la reiteración de una intermitencia, lo suficientemente poderosa y periódica como para constituirse en impulso de los que bailan en las fraternidades y se muestran ante quienes se identifican con el brillo material y simbólico de esa inteligencia.» Con su orgullo tan humilde que consiste en seguir con las costumbres de los ancestros. Sino basta con recordar su código de ética: «Ama Sua» (no robes), «Ama Llulla» (no mientas) y «Ama Qella» (no holgazanees«). ¡Que bien le vendría a nuestros gobernantes someterse a estos preceptos contundentes y sencillos! Aunque no debemos olvidarnos de la observación de Adria Pujol:»(...) la fiesta es una arena donde visiones del mundo y proyectos sociales diferentes o hasta divergentes entran en contacto y se solapan.«Pienso que el conocimiento de esta producción cultural facilitará el intercambio entre los inmigrantes bolivianos y la sociedad argentina, si sumado a eso nosotros en las aulas trabajamos en poner el acento en lo que nos une. Pero tenemos que ser autocríticos de nosotros mismos y tomar las palabras del Grupo Cine Liberación:»Los sectores medios fueron y son los mejores receptáculos de la neocolonización cultural. (...) sus mayores posibilidades de acceso a la civilización, posibilitan al imperialismo una base social de apoyo que alcanza en algunos países latinoamericanos considerable importancia«En el Barrio Charrúa todos los fines de semana hay actividades y no sólo en octubre cuando se desarrolla la Festividad de Copacabana, al decir de Beatriz Sarlo:»Los «paisanos», hermanos de la misma tierra, copan los sábados los bares del barrio donde el api y el fricasé, platos tradicionales de Bolivia son parte del menú. Jamuy, que quiere decir en quechua «venga», cierra sus puertas a eso de las 15, porque se llena la capacidad máxima de 200 personas. Por la noche, la diversión comienza temprano en las bailantas bolivianas. La elegida por excelencia es el Mágico Boliviano, donde suelen tocar bandas de música tropical que traen un poquito de Bolivia en sus letras y contribuyen a la alegría de muchos para cerrar una semana de arduo trabajo.«Muchos de sus ritos, fiestas y prácticas son compartidos con parte de la sociedad Argentina. Pero sin lugar a dudas, nosotros argentinos debemos plantearnos la critica que hace el Grupo Cine Liberación:»La cultura de un país, neocolonizado (...) son sólo expresiones de una dependencia global generadora de modelos y valores nacidos de las necesidades de expansión imperialista." Esto marcaría un buen comienzo de introspección para indagar el ¿por qué? del olvido de estas costumbres culturales compartidas.

Así en honor a la Virgen, los danzantes bailan una cueca, la banda metálica suena con fuerza y la imagen de una virgen reposa en un altar. Le sirven a la pareja mas cerveza fría que ellos c´ hallan antes de servirse.

Los padrinos los saludan, les tiran amablemente mixtura a los pasantes que llevan unos aguayos atados a sus hombros, y los bailarines hacen su demostración frente a su casa. La gente se acerca para mirar en una calle de tierra. Esta escena es común a partir del mes de agosto en barrios donde existan familias bolivianas en el Gran Buenos Aires o el interior del país.

Para conocer el origen de estas festividades patronales hay que adentrarse en la historia misma de la colonización de los pueblos quechuas y aymaras en los Andes Centrales, cuando los sacerdotes que acompañaban a los conquistadores y ordenaban derrumbar las construcciones que se usaban para las practicas de los indígenas y allí edificaban iglesias y santuarios.

Los conquistadores destruyeron todo vestigio material que recordara la cosmovisión andina y mataban a quienes osaban continuar con las tradiciones diabólicas. Según Beatriz Sarlo: «La identidad, es decir una cierta»cualidad boliviana«se exhibe en la fiesta que, según algunos, contribuye a consolidarla o, por lo menos, a recordarla»

Los ancestros encontraron la forma de sobrevivir adoptando las creencias del occidente avasallador. Las danzas son un muestrario de cómo se vivió ese proceso histórico; encontramos el caporal, la morenada, el tinku, waca waca, doctorcitos, phujllay, llamerada, kullawada, tobas, antawaras, potolos, dablada, auki auki, salay, suri siruki, etc. Todas ellas expresiones de resistencia cultural. Según el Grupo Cine Liberación: «Penetración cultural, colonización pedagógica, mass communications, confluyen hoy en un desesperado esfuerzo para absorber, neutralizar o eliminar toda expresión que responda a una tentativa de descolonización.» Entonces si los ancestros lograron hacer sobrevivir la identidad cultural más allá de las persecuciones, nuestros países latinoamericanos con sus jóvenes estados, deben sentirse herederos de toda esta riqueza cultural. Que hoy se traduce en cultura popular que vive en el barrio ante todo como el vínculo de los vecinos que anhelan vivir los valores de la fraternidad y la solidaridad.

Podemos preguntarnos: ¿Quiénes son los actores involucrados? Y ¿Cuál es su modo de intervención?: quienes producen, a qué receptores interpelan, qué sucede con el Estado. Para ello debemos tener en cuenta alguna de las características de esta celebración:

* La multitudinaria concurrencia de la colectividad boliviana en los dos fines de semana de esta celebración durante octubre.

* El sentimiento y la percepción general que esta fiesta ya es patrimonio de la colectividad por los esfuerzos que implica llevarla adelante para organizadores y participantes, por las creencias y símbolos y practicas religiosas que esta festividad contiene, transformando, de hecho, a las calles de este barrio en una suerte de capital cultural de la colectividad.

* Para la ciudad de Buenos Aires, como presencia y expresión contemporánea y dinámica de las culturas originarias del continente, con la creciente difusión, participación e interés que despierta en otros ámbitos de la sociedad.

* Al interior de este evento como la permanente lucha cultural por el sentido entre las culturas originarias y las culturas posteriores a la conquista, como continuidad de esa lucha histórica instaurada hace cinco siglos.

¿Quienes la producen? Es Celebrada por la colectividad boliviana durante dos fines de semana simultáneos. Se vive una cultura popular que tiene como núcleo la fe en Dios y en la Virgen. Como dijo Gilberto Gil: «Cultura como el sentido de nuestros actos, la suma de nuestros gestos, el sentido de nuestras maneras.» La danza condensó diversas formas de resistencia cultural en Bolivia. Hay elementos que dan cuenta de negociaciones entre la cultura hispánica y la andina. Esto me trae como reflexión una pregunta: ¿Cual era en ese entonces el papel del artista y del intelectual? Según el Grupo Cine Liberación: «El intelectual se inserta en cada uno de esos hechos tomando como una unidad a corregir desde el seno del hecho mismo, no desde afuera con modelos y métodos propios y nuevos.»

Por un lado la iglesia se apoyó en algunas fechas importantes de las naciones indígenas y las resignificó. La Fogata de San Juan en la fecha en que se realiza el Inti Raymi y el Día de todos los santos en época que es la fiesta de los muertos.

Actualmente las festividades patronales gozan de una salud envidiable, a mediados de los 90 alcanzaron su esplendor, y la crisis no logró hacerlas desaparecer.

Las celebraciones a la Virgen de Copacabana y a la Virgen de Urkupiña, son las mas numerosas, siguiéndoles las festividades en honor a el Apóstol Santiago y al Señor de Tata Laguna.

Estas festividades logran afianzar los lazos sociales, a través de responsabilidades comunes que muchos tienen que cumplir y además consiguen incluir a las nuevas generaciones y a otras personas que no son bolivianas. Según Beatriz Sarlo: «El desfile sólo es monótono para quien no conoce las diferencias entre morenadas, tinkus, tobas y caporales; ni distingue, en el vertiginoso remolino de las polleras que llevan las cholitas, la elaboración barroca del bordado; ni está al tanto de los cambios introducidos por nuevas danzas que en Bolivia son de capas medias blancas y, en Argentina de Cholos.»

¿Cómo llegó a la Argentina la «mamita» de Copacabana? En Bolivia el Santuario de la Virgen esta a 3.800 metros sobre el nivel del mar cerca del lago Titicaca, Copacabana en aymara significa mirador del lago, nombre del santuario, construido en la medula de los cultos quechua y aymara. En el altar principal se ubica una imagen de la Virgen de la Candelaria, tallada por Francisco Tito Yupanqui, tomo el color de la América autóctona, en su vestimenta y adornos la policromía andina e indígena.

A mediados de 1972, llevaron una replica a la capilla de madera del Barrio Charrúa, que entonces albergaba a la Virgen de Luján.

Lo que está ocurriendo con el Barrio Charrua es sorprendente, estas festividades promueven socialmente al barrio. Esto me recuerda lo que ocurre en la película «El milagro de Candeal» de Fernando Trueba: Un cantante Carlitos Brawn, lleva a un músico cubano a recorrer su barrio en el que el ha estado trabajando con los niños, este trabajo de Carlitos se origina cuando al volver a su barrio, ya exitoso con su grupo de música, descubre que cinco amigos suyos murieron en un enfrentamiento con la policía, se da cuenta que si no hubiese sido por la música el hubiera sido el sexto muerto. Así empieza a trabajar con los niños del lugar enseñándoles lo que sabe hacer, a partir de allí, el barrio, se revaloriza, y comienzan a irse a vivir a sus alrededores gente pudiente, pero la percusión de la música en las calles les molesta y hay quejas de la policía así que el grupo de Carlitos que había hecho prestigioso al barrio por su trabajo cultural finalmente es el que sobra en el barrio.

La película que si bien muestra este trabajo cultural, en parte y también muestra a otros músicos, trata las raíces africanas que tienen en común Cuba y Bahía, la película está dirigida por Fernando Trueba, que es de origen español, es decir, oriundo de una cultura que fue hegemónica en este lado del Atlántico, toda una paradoja.

Los receptores que interpelan Según Beatriz Sarlo: «Cuando termina la misa y va a empezar el desfile de las fraternidades, milagrosamente, sale el sol; la virgen se instala, sana y salva, en el atrio de la iglesia, cubierta de billetes y de pétalos:»nuestra mamita«. (...) lo primero que se pide es paz y unidad para Bolivia; luego, sabiduría para los gobernantes de allá y acá. Las gradas están ocupadas; la calle Charrúa se ha llenado hasta Avenida Cruz, que poco después va a ser cortada, por completo, cubierta por los puestos de comida y de ropa, intransitables; ya es difícil entrar o salir del barrio, o avanzar dentro de un mundo exterior a la comunidad boliviana o de origen boliviano; las fraternidades llegan de los barrios adyacentes o de mas lejos.» Quien concurre es fundamentalmente es el habitante de la zona, y en ello la representación del «indio», «indígena» o «campesino», sean migrantes como argentinos. Y la construcción del «otro» y como el prejuicio remarca diferencias. Por eso debemos reflexionar en el sentido que le damos a la palabra cultura.

Según Gilberto Gil: «Cultura como usina de símbolos de un pueblo. Cultura como conjunto de signos de cada comunidad y toda una nación» Pienso que el acento hay que ponerlo en reafirmar el valor de este aporte cultural a la identidad de los argentinos. Por otra parte, no debemos olvidar que el Tahuantinsuyo se extendió por los actuales territorios del Sur de Colombia, Pasando por Ecuador, el Perú, Bolivia, parte de Chile y el noroeste de Argentina, dicen que el Inca llego incluso hasta la Provincia de Córdoba, y que no siguió hasta el sur por los andes por la adversidad climática. Incluso en la provincia de Santiago del Estero se habla hoy en quechua, si bien no esta comprobado aún que el imperio Inca haya llegado hasta esta provincia. El imperio estuvo dividido por cuatro sectores llamados suyos.

Hacia el Sur el Collasuyo que incluiría el noroeste Argentino. Hay una omisión cuando recordamos nuestra historia y en cambio sólo recordamos que «los Argentinos venimos de los barcos», pensamiento construido desde la elite, aquí debo nuevamente mencionar a la heroína Argentino-Boliviana Juana Azurduy, un ejemplo más de que se ha querido borrar la historia es que en Buenos Aires, en la época de Facundo Suárez Lastra como Intendente De Buenos Aires, se le cambio el nombre a la calle Cangallo, por el de Juan Domingo Perón. Muchos pensamos que esto fue una autentica aberración histórica y que al mismo Perón, hombre profundamente culto y enamorado de la historia de su patria, no le hubiese gustado. La calle se llamaba Cangallo por los habitantes de esa ciudad peruana, incendiada por el general español José de Carratala el 17 de diciembre de 1821 en castigo por ser el principal centro de la resistencia al dominio realista y de las conspiraciones por la causa de la independencia del Perú, murieron todos sus habitantes sólo Juana que llevaba a su bebita en brazos, se salvó luego de atravesar un río. Como planteo claro, de la negación de nuestra propia sangre mestiza, y nuestros propios hermanos del interior de las provincias argentinas. Pues cultura, como bien dice Gilberto Gil: «Tampoco es lo que se produce únicamente en las áreas canonizadas por los cánones occidentales»

Pensemos en los bicentenarios de América Latina según el Equipo de Sacerdotes en las Villas: «(...) al tratar de pensar los sucesos de hace ya doscientos años, y que todos conocemos, buscamos recoger con el pensamiento y traer a la memoria las cosas ocultas, descuidadas y dispersas. Es necesario que la memoria de un pueblo que celebra busque en si misma lo que se ha escapado, pero no se ha perdido, sino que sólo está oculto.»

Lo que ocurre con el Estado: siguiendo las palabras del Equipo de Sacerdotes en las Villas: «(...) Cuando estudiamos por ejemplo el período independentista del que ahora comienza a celebrarse su bicentenario, los nombres que se mencionan son los de personas que fueron muy importantes en el proceso, pero que evidentemente no lo hicieron solos. Miles de mujeres y hombres cuyo recuerdo casi se ha perdido fueron también partícipes del proceso de independencia y su acción fue decisiva en los acontecimientos que estamos celebrando. (...) está centrando la atención nada más que en una minoría ilustrada. Y queda afuera el grueso de la población, lo que en la época se llamaba»el bajo pueblo«. Pero si no contemplamos la acción de ese bajo pueblo no entendemos la historia en su plena verdad.» Hay varios ejemplos de todo lo que está oculto es por ejemplo que Cornelio Saavedra, el Presidente de la primera junta, es decir, el primer Jefe de gobierno de La Argentina, nació en Potosí- hoy sería boliviano- lugar del cual nos llega la danza de la Morenada cuyo origen se remonta a los esclavos negros que eran comprados por los mineros para reemplazar a los mitayos indígenas que morían por millones en los socavones del Potosí Colonial. Y otro ejemplo mas evidente es que si recorremos las calles porteñas, no hay ninguna que lleve los nombres de los caudillos del interior del país que a lo largo de su historia lucharon por la dignidad de las provincias, contra un gobierno elitista y centralista que castigaba a esos pueblos y a favor de la división de poderes, que hace a los derechos de la Republica.

Esta celebración creció por los habitantes del barrio y para ellos, bien les cabe la afirmación de Gilberto Gil: «En rigor, el Estado nunca estuvo a la altura del hacer de nuestro pueblo. Por lo tanto, es preciso ser humildes y al mismo tiempo no dejar de actuar como Estado.» Desde 1990 ha sido declarado de Interés para el Municipio por el antiguo Consejo Deliberante, luego de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad; en el año 2001 de Interés para la Ciudad, según Adria Pujol: «El intento de apropiación institucional o comercial de ciertas fiestas y la creación oficial de otras no son sino las pruebas de cómo es de vigente la eficacia de las fiestas»

Mientras el 26 de octubre de 2010 desfilaron con trajes de polleras cortas y botas de caña alta, imponentes y pesados disfraces de diablos y caporales, bandas de trompetas y trombones por Diagonal Sur, rodearon la Plaza de Mayo y siguieron por la Avenida colmada de porteños y turistas extranjeros. Según Gilberto Gil: «El estado no hace cultura, el Estado crea las condiciones de acceso universal a los bienes simbólicos, las condiciones de creación y producción de bienes culturales, sean artefactos o mentefactos. Es porque el acceso a la cultura es un derecho básico de la ciudadanía, como el derecho a la educación, la salud, el medio ambiente saludable» Por esto debemos reflexionar en las palabras «Suma Qamaña» (vivir bien) en las cuales la cultura indígena representa todo un ideario de organización social y política, dicen que estas han sido tomadas como cuestión de Estado por Bolivia y Ecuador y han sido introducidas en sus respectivas constituciones.

Esta celebración de Copacabana hace visible, en primer lugar, a lo «originario» en Argentina, y en segundo en el derecho de estas culturas, así como de los migrantes Bolivianos, el concepto busca comprender la vida y el futuro con una perspectiva que viene de atrás e impulsa hacia delante. Aparece asociado a rebeliones que marcaron el final del autodesprecio. Según Roberto Da Matta: «(...) la sociedad puede cambiar y, también por eso, al final el mundo siempre puede llenarse de esperanza.» En ese sentido el factor de cambio, para el pueblo boliviano lo constituye: «Sumaj Qamaña» ha sido incorporado a las constituciones de Bolivia y Ecuador, este «buen vivir» no tiene que ver con el concepto occidental al que estamos acostumbrados significa mas bien una ética de lo suficiente para toda la comunidad y no solamente para el individuo, la inclusión occidental pues no existe la exclusión sino la comunidad. Esto repercutirá sin dudas en todos los ámbitos y también en la cultura. Según Gilberto Gil: «(...)al invertir en las condiciones de creación y producción estaremos tomando una iniciativa de consecuencias imprevisibles y ciertamente brillantes y profundas, ya que la creatividad cultural brasileña, de la colonia hasta hoy, siempre fue mucho más allá de lo que permitían las condiciones educacionales, sociales y económicas de nuestra existencia.»

Sumaj Qamaña (vivir bien) en la Constitución Boliviana son un objetivo de Estado, mientras en la constitución ecuatoriana se refieren a los derechos que incluyen: el agua, la alimentación el ambiente sano. Y la comunicación como «libre, intercultural, incluyente, diversa y participativa»

Si el Estado Argentino pensara en este concepto, quizás no habría tanta desigualdad, base de la gran violencia que asola a la Argentina según Gilberto Gil: «O Brasil acaba con la violencia o la violencia acaba con el Brasil. Brasil no puede seguir siendo sinónimo de una aventura generosa y siempre interrumpida. No puede seguir siendo, como decía Oswald de Andrade, un país de esclavos que temen ser hombres libres. Tenemos que completar la construcción de la nación, incorporar segmentos excluidos, reducir las desigualdades que nos atormentan. O no tendremos cómo recuperar nuestra dignidad interna, cómo afirmarnos ante el mundo, cómo sustentar el mensaje que tenemos para dar a este planeta siendo una nación que se prometió a sí misma el ideal más alto que se puede proponer una colectividad: el ideal de la convivencia y la tolerancia entre seres y lenguajes diversos.»

La cultura es mediada, atravesada por el Estado o bien por sectores de la cultura dominante o hegemónica. Hay que destacar claramente el vínculo entre la producción de la cultura y la producción de la violencia

Al día de la fecha en Argentina, la violencia, sigue en pié, si bien desde varias corrientes ideológicas se han intentado reformas. Por ejemplo-una paradoja- durante la Presidencia de Néstor Kichner, con un gobierno que enarboló como bandera los derechos humanos, ya que él se reconocía a si mismo como uno de esos jóvenes que militaron en los 70, a partir de la muerte de Axel Blumberg, el padre del joven, (cuya extracción ideológica era la derecha y que ante cámaras lloraba y preguntaba ¿Dónde estaban los organismos de derechos humanos cuando su hijo murió?) introdujo mediante el apoyo de la gente, las reformas al Código Penal Argentino, que fueron vomitivas, y no sirvieron de nada. El camino es otro. Pero tampoco la solución es lo que plantean los «marxistas de café»: darles limosnas a los pobres con los planes sociales a expensas de destruir la cultura del trabajo como ocurrió con el tema retenciones al campo, impuesto de manera arbitraria por la Presidente Cristina Kichner.

Pensar en pueblos originarios con sus propiedades, con su propio dinero también incomoda a los «marxistas de Café», y deliberadamente olvidan que por ejemplo, en Estados Unidos, para poder poner casinos y promover el turismo, en un estado en el cual no se puede jugar ni a «la bolita» como es el Estado de la Florida en Miami, los casinos están por que se han puesto en tierras de Pueblos Originarios que se rigen por sus propias leyes, esto hace que haya aborígenes multimillonarios. ¿Qué pensaran de estos aborígenes a quienes no se los puede extorsionar con planes sociales a cambio del voto? ¿Que pasaría si estas familias enclavadas en el corazón porteño tuvieran trabajo digno y no estuvieran siendo explotados en talleres clandestinos varias veces denunciados?

Si bien fuera de E.E.U.U. llama la atención los casinos de juegos que administran algunas tribus. Durante 2007 esos casinos tuvieron más ganancias que los de Las Vegas y Atlantic City, Tienen su origen en la Ley para la Reglamentación del Juego en las Tierras Indígenas, del año 1988, bajo la Presidencia Reagan. Esta ley autorizó a las tribus a abrir establecimientos dedicados a juegos de azar en sus tierras, después de negociar acuerdos con los gobiernos estatales. Este ejemplo es un cachetazo para los que pretenden momificar a los aborígenes o solo condenarlos a recibir ayudas sociales. En la revista Mu vemos las declaraciones de Álvaro García Linera Vicepresidente Boliviano: "A diferencia de los marxistas de folleto, que creen que el mundo es lo que uno piensa, venimos de una corriente marxista crítica ¿Qué es lo que hay en el mundo? CAPITALISMO.

Incluso en la Rusia Soviética Lenin, luego de siete años de revolución dice: «Lo que tenemos es un capitalismo». ¿Y aquí ahora? Pedazos de capitalismo, de estructuras comunitarias, mercantilismo, precapitalismo. El estado, anteriormente, devenía en un empresario colectivo, como decía Lenin. Peor cuando genera riquezas pero no acumula para sí, sino que reinvierte en obras sociales, mejoras y producción, ¿Cómo llamarle a eso? ¿Quien sabe?" Para concluir, recordemos, que cuando hablamos de un Estado Moderno, no podemos evitar hablar de sociedad capitalista, más que un problema político, es un problema sociológico. Podemos, hablar si, de un Estado que Regule, que equilibre(los aborígenes hablan de equilibrio, prefieren esta palabra) que fije pautas de convivencia, que proteja a los ciudadanos, que eduque.


Bibliografía:

* M. Bajtin, La cultura popular en la E. Media y en el Renacimiento, Alanza, Buenos Aires, 1994

* Martín García Mérou, Recuerdos Literarios, La cultura argentina, Buenos Aires, 1915

* Denis Merlken, «Prefacio» a Pablo Sermán, Bajo continuo.
Exploraciones descentradas sobre cultura popular y masiva, Gorla, Buenos Aires, 2006

* Liliana Herrero, «Cordialidad y tensión», en Revista El ojo mocho N 12/13, 1998.

* Barbero, Jesús Martín, «Nuevas visibilidades políticas de la ciudad y visualidades narrativas de la violencia», Revista de Crítica Cultural N 33, Santiago de Chile, junio de 2006.

* Patricia Funes; «Ingenieros del Alma», en Varia Historia, Vol.23, N38: p.418-437, Belo Horizonte, 2007.

* Blanco, María Luisa; «Un laboratorio cultural contra la violencia. Entrevista a Sergio Fajardo» El País, Madrid, 30/11/2006.

* Da Matta, Roberto; «El carnaval en múltiples planos», en Carnavales balandros y héroes. Hacia una sociología del dilema brasileño, FCE, México-DF, 2002.

* Entrevista a Álvaro García Linera Vicepresidente de Bolivia Revista Mu.

* Pujol-Cruells, Adriá; «Ciudad, fiesta y poder en el mundo contemporáneo», en: Liminar. Estudios Sociales y Humanísticos. Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, San Cristóbal de las Casas, 2006.

Blog de la Autora: http://misarticulosperiodisticos.blogspot.com

Fuente: http://vinculando.org/articulos/sociedad_america_latina/festividad_de_la_virgen_de_copacabana_en_buenos_aires.html

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.