Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > CHILE - Ecosocialismo frente al neoliberalismo de la Concertación

CHILE - Ecosocialismo frente al neoliberalismo de la Concertación

Mauricio Muñoz Díaz

Miércoles 13 de febrero de 2008, puesto en línea por Mauricio Muñoz Díaz

A propósito de la arremetida que ya hacen algunos partidos políticos en la Provincia de Arauco, con la presentación del “listado” de sus candidatos por la prensa, los que deberán pelearle el cupo al resto de candidatos de los otros partidos en sus respectivos conglomerados, llámense Concertación o Alianza. Seria bueno referirnos a la diferencia que existe entre un conglomerado u otro.

Los conceptos de izquierda y derecha nacidos con la Revolución Francesa, cuando en medio de la discusión el presidente de la asamblea decía “a mi derecha quienes crean que prima el poder del rey, y a mi izquierda quienes crean que lo que prima es la voluntad popular”, como analizadores de la posición política, luego de 4 periodos de democracia tutelada han caído en una franca confusión de sus referentes. Tanto la izquierda Concertacionista, que evidentemente se siente muy cómoda administrando un modelo neoliberal depredador, lo que le permite ser aceptado entre el sector económico del país, como la derecha histórica que ha lavado sus textos en una suerte de populismo para lograr adeptos entre la clase popular. Hoy se hace muy difícil poder discernir quien está a la diestra de quien.

Entonces ¿existe alguna diferencia entre uno u otro?, La respuesta se hace cada vez mas clara, no existe mayor diferencia, solo una de matices, pero en definitiva la concertación ya no representa esa esperanza que la hizo nacer como alternativa para el termino de la dictadura de Pinochet y del modelo económico impuesto con las armas.

Ambas colectividades persiguen como objetivo final la administración del modelo neoliberal, el cual se caracteriza por el reinado del mercado que actúa libremente y progresivamente desregulado, en el marco de una economía abierta al exterior, acompañado del desarrollo de un mercado de capitales como agente rector de la economía.

En consecuencia, este modelo elimina la acción del Estado en áreas tradicionales de fomento y regulación de la mayor parte de los procesos económicos como también de su función de moderador de las desigualdades sociales y cuyas principales características son:

- La liberalización de los mercados, que es un requisito básico para crear las condiciones de una mayor acumulación.

- La privatización de empresas públicas, lo cual permitía apropiarse de un capital fundamental para hacer más eficaz la acumulación.

- La apertura de la economía es un factor crítico dada la estrechez del mercado local.

- La flexibilidad laboral contribuiría a reducir el costo de la mano de obra y aumentar la tasa de ganancia.

- La transnacionalización de los recursos naturales es fundamental, dado que una fuente importante de la acumulación proviene de la sobre explotación de los recursos naturales.

- Transformación de la democracia política (un ciudadano un voto) en “democracia” privada (pesos=votos). Esto es crítico pues las decisiones de alta política económica se orientan al uso del excedente productivo no en la búsqueda del desarrollo sino de la consolidación del dominio capitalista.

- El control social que se ejerce a través del Estado. Esto asegura la “paz social” y consiste en funcionalizar el sentido del Estado en el interés privado y no en el interés público.

Estas profundas transformaciones, permitieron construir un patrón de acumulación y concentración de la riqueza como nunca antes en la historia económica de Chile. Este patrón tiene dos fuentes de acumulación: la explotación del trabajo y la apropiación de la productividad de los ecosistemas naturales.

En definitiva, la producción capitalista, en su búsqueda interminable de ganancias, busca convertir todo en mercancía. Sólo de este modo la acumulación puede continuar expandiéndose.

Concluyendo, después de 17 años de dictadura en donde el nuevo modelo económico tuvo su génesis y cuyos creadores fueron aquellos que hoy componen la Alianza y que posteriormente fue “perfeccionado” por la Concertación, solo queda; ó resignarse a lo que hay y sentarse a mirar como el sistema nos consume y nos siguen catalogando como laboratorio del neoliberalismo o intentar cambiarlo con una tercera alternativa.

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

Mensajes

  • Estimado Mauricio,

    concuerdo en gran parte en tu análisis pero con las siguientes salvedades:

    - Tan confuso como qué es la izquierda y derecha hoy en Chile es qué lo es en el mundo. Eso hace aún más confuso el jugársela por una «tercera alternativa»

    - En Chile se sigue asociando derecha e izquierda al si y al no a la dictadura y eso es un dilema falso. Además esa base es condimentada con otros ingredientes: militaristas y antimilitaristas; estatistas y anti estatistas; nacionalistas y latinoamericanistas; huincas y mapuches; mano dura y mano blanda; capitalismo neoliberal y capitalismo propiamente tal, etc.

    - Pero el problema no es sólo chileno ya que estamos presos aún en los dilemas falsos de guerra fría: o Cuba o EEUU; Venezuela o EEUU; Isrrael o Palestina; Occidente y Oriente; EEUU o Europa.

    - Desde el origen que tu mencionas de la tipología izquierda y derecha bastante hemos avanzado, al menos conceptualmente: La izquierda no sólo debe ser la primacía formal de la voluntad popular sino una real soberanía, para ello debe destruir todas las instituciones que oprimen al hombre y eso va tanto para los Estados «buenos» como para los «Estados» malos.

    Creo que eso al menos conceptualmente está claro, dónde se complica el tema es cómo gobiernas a una sociedad así, o mejor dicho, cómo nos autogobernamos.

    Esa es la pregunta y pienso que se ha dilatado excesivamente una respuesta a ella. Lo urgente posterga lo importante.

    La idea es depurar conceptualmente a la izquierda y luego ideológicamente. Dejar a la diestra a todos los que están a favor del Rey en cualquiera de las formas históricas que él haya tomado o con de la forma que se siga vistiendo.

    saludos

    ariel zúñiga

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.