Portada del sitio > Español > Latinoamérica y Caribe > VENEZUELA-MÉXICO - Golpeada la integración latinoamericana (Humberto Márquez, (...)

VENEZUELA-MÉXICO - Golpeada la integración latinoamericana (Humberto Márquez, IPS)

Miércoles 16 de noviembre de 2005, puesto en línea por Dial

La integración que diseñan los latinoamericanos recibió un fuerte golpe con la controversia entre México y Venezuela, más allá del pugilato verbal entre sus presidentes Vicente Fox y Hugo Chávez, en tanto muestra un éxito para la política estadounidense de contención ante quienes se le oponen.

CARACAS, 14 nov (IPS) - «Si por algo habría que tristemente felicitar a la administración estadounidense es por haber dividido a una nación, pues eso es América Latina, una nación, por su origen, territorio, lenguaje, cultura, problemas y por la posibilidad de superarlos con un rumbo propio», se quejó el canciller venezolano Alí Rodríguez.

Al introducir en la IV Cumbre de las Américas, celebrada a inicios de este mes en la ciudad argentina de Mar del Plata, la cuestión del proyecto del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) «era perfectamente previsible que se iba a producir una división», dijo Rodríguez.

«Es una muy antigua práctica imperial aplicar la máxima atribuida a (Nicolás) Maquiavelo, de divide y vencerás. Los imperios la han aplicado sistemáticamente y no estamos ante una excepción», remató el canciller venezolano.

Estados Unidos «ha logrado enfrentar a Chávez en las cuerdas, sin dejarlo llegar al centro del cuadrilátero, explotando antipatías con otros presidentes latinoamericanos», comentó a IPS el director del posgrado en Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela, Carlos Romero.

El politólogo Alberto Garrido, autor de una decena de libros sobre el proceso que dirige Chávez, dijo a IPS que «hay un cambio de política en Estados Unidos, decidido a no reducir la relación con Venezuela al tema petrolero, y tiende un cerco frente a lo que su Comando Sur considera ’populismo radical’, que en Mar del Plata llegó al escenario político-económico».

Después de la Cumbre de Mar del Plata, Fox acusó a Chávez de haberse dejado llevar por la euforia ante 40.000 seguidores en un estadio de fútbol, al «decir cosas que no fueron serias», como decretar la muerte del ALCA, y al mandatario argentino Néstor Kirchner de tomar indebidamente partido, pues era anfitrión.

A favor de reanimar las negociaciones del ALCA se pronunciaron 29 países, en tanto cinco estimaron que no existían las condiciones para hacerlo: los cuatro del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y Venezuela. Cuba es el único país del hemisferio excluido de estas citas desde que se iniciaron, en 1994, y del sistema interamericano desde 1962.

Kirchner aconsejó a Fox ocuparse de México, en tanto él lo hacía de Argentina, lo que generó una tensión que sus cancillerías arreglaron en cuestión de días, pero Chávez acusó a Fox de ser «un cachorro del imperio», y dijo sentir lástima de que el presidente de los mexicanos se arrodillase ante Washington.

Las cancillerías trataron de arreglar el nuevo problema, pero este domingo Chávez volvió a acusar a Fox de faltarle el respeto y por televisión le dirigió una copla popular de las llanuras venezolanas: «Yo soy como el espinito/ que en la sabana florea/ le doy aroma al que pasa /y espino al que me menea».

Fox rehusó este lunes personalizar la polémica, según dijo en una entrevista a la cadena de televisión estadounidense CNN, en la que defendió las bondades del libre comercio «como palanca principal para el desarrollo», algo que «quienes no lo ven se engañan a sí mismos y engañan a sus pueblos».

México «actúa como una cuña para exponer al continente la propuesta estadounidense de libre comercio, que va dejando algo parecido a dos modelos de integración regional, uno de los países del Atlántico y otro del Caribe y el Pacífico», comentó a IPS Franklin Molina, docente de economía y de estudios políticos en la Universidad Central.

Chávez dijo que «la realidad geopolítica ya no es la misma después de la Cumbre de Mar del Plata», donde ocurrió, según su tesis, «un triunfo de las ideas, de la moral, y quedó conformado el eje de la liberación: Caracas-Brasilia-Montevideo-Buenos Aires».

Los socios del Mercosur insistieron en que no estaban dadas las condiciones para negociar un ALCA, rechazando en particular los subsidios estadounidenses a su agricultura, pero Venezuela se opone integralmente al proyecto.

Según Romero, Chávez percibió no sólo que México avanzaba como punta de lanza del ALCA, sino que esa posición era apoyada por los países caribeños a los que Venezuela dirige un programa de cooperación petrolera, y que tres mandatarios andinos, los de Colombia, Ecuador y Perú, se reunieron y fotografiaron con su homólogo estadounidense George W. Bush.

«Eso probablemente lo sacó de sus casillas, y resultó que no sólo atacó al ALCA, sino que anunció el retiro de Venezuela de la Comunidad Andina para integrarse al Mercosur, pues sus socios andinos negocian tratados de libre comercio con Washington», dijo Romero.

En su último programa de radio y televisión, Chávez dijo que su país no tenía nada que buscar en la Comunidad Andina de Naciones, a la que pertenece junto con Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

De acuerdo con el experto, «abandonar de ese modo a la Comunidad Andina para entregarse al Mercosur, Chávez dinamita el gran proyecto regional animado por Brasilia, que es la Comunidad Sudamericana de Naciones, cuyos 12 gobiernos pactaron buscar la convergencia de sus esquemas de integración».

El ministro venezolano de Comercio Exterior, Gustavo Márquez, dijo este lunes que el Grupo de los Tres, de Colombia, México y Venezuela, creado en 1994 para liberalizar gradualmente el comercio entre esos países «prácticamente ha dejado de existir, no era operativo».

A salvo, en cambio, se encontraría el Pacto de San José, por el que México y Venezuela aceptan financiar, con créditos blandos y bajo ciertas condiciones, hasta 20 por ciento del petróleo que venden a pequeños vecinos del Caribe y América Central.

Garrido insistió en que «para comprender la política exterior de Chávez hay que entender que él trabaja en dos planos, uno como jefe de un Estado y otro como jefe de un proyecto revolucionario».

Chávez «ha logrado polarizar la sociedad y la vida política venezolana entre los que le siguen y quienes se le oponen, y si usted lee la prensa en el continente, lo encuentra polarizando a la región: o Chávez o Bush», concluyó Garrido.


http://www.ipsenespanol.net/nota.asp?idnews=35776

Las opiniones expresadas en los artículos y comentarios son de exclusiva responsabilidad de sus autor@s y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la redacción de AlterInfos. Comentarios injuriosos o insultantes serán borrados sin previo aviso. AlterInfos es un medio de comunicación plural con enfoque de izquierda. Busca difundir informaciones sobre proyectos y luchas emancipadoras. Los comentarios apuntando hacia la dirección contraria no serán publicados aquí pero seguro podrán encontrar otro espacio de la web para serlo.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.